La luz

La luz es simple, directa, sencilla, sin artimañas. No engaña. Y justamente por esa sencillez, por la claridad que sientes. Entregarte a la luz es un baño de calma en tu interior.

Entregarte a la luz hace que sientas tu luz, no seria posible de otra manera, si no sientes tu luz no puedes entregarte a la luz. Es una (e)lección de corazón.

La mente se calma, está todo claro, las dudas se desvanecen enseguida. No necesitas nada para sentir tu alegría, todo está bien.

¿En qué vas a confiar si no es en la luz? Todo lo demás está impregnado de dudas, miedo, planes, demostraciones, inseguridades…

Caminar en la luz es apartar todo eso y confiar.

La confianza no es una meta a la que llegar, no se le puede exigir a la confianza, como tampoco a la luz, es un camino, confías, tu corazón te habla, confías y no te traicionas con medias confianzas.

La Luz, tu luz ES.

Es un estado permanente en el que se suelta todo porque en tu interior ya hay todo. El vacío se ha llenado, aparece una gratitud infinita por todo lo aprendido, todo lo caminado, vivido.

La luz, tu luz te limpia, la luz, tu luz crece dentro de ti cuando te has aceptado completamente y has escuchado tu corazón.
Lo que no se vacía, no se puede llenar.

Mahatma Ravi

Photo by Ilja Tulit on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

32.412 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress