Ravi Nadabrama | Terapia de sonido

Añoranza es lo primero que siento cuando pienso en mi proceso. Melancolía en mi corazón. ¿Qué echaba de menos? No lo sabía, sólo sentía la necesidad de encontrar mi lugar, mi camino.

El sonido siempre ha tenido una importancia vital en mi proceso de crecimiento, ya desde pequeño intuía que ciertos sonidos expandían mi corazón, me llevaban no a mi mente, sino a otro espacio que yo añoraba. Esta añoranza me llevó a estudiar música, pero no era lo que buscaba, la música aplicada de forma académica me producía sufrimiento por lo que dejé los estudios. Busqué otros caminos gracias a mi compañera.

Empecé a meditar, a ver todas las resistencias que tenía, y lo perdido que estaba. El sufrimiento que me causaba a mi mismo y a los demás, a comprender lentamente que mi proceso estaba en mi interior, mi sonido estaba en mi interior.

Primero debía sanarme, sentir el dolor, las heridas, la vergüenza de mis errores. Debía liberarme de todo ello para conectar con mi pureza y la inocencia de mi niño. La meditación: mirar hacia dentro, curación, el Reiki… Sentir como la energía va ensanchando mi canal, conectando todo mi ser.

Entonces el sonido volvió a estar presente, estudié el sonido del silencio, boles de cuarzo tibetanos, cómo influye el sonido puro en las personas, cómo se relajan y conectan con esos sonidos. Estaba en el camino adecuado. Profundicé en la Terapia de Sonido ¡Qué felicidad! Canto de armónicos, proyección de la voz, aplicación del sonido como terapia, viajes de sonido, instrumentos…

Lentamente, meditación y sonido se integraban, conectaba con mi energía más profundamente, sentía todos mis chakras, veía el efecto que tenía en mi y el efecto en otras personas cuando cantaba o tocaba mis instrumentos en un concierto. Comprendí que cuanto más trabajo de crecimiento interior había en mi, más profundamente llegaba el sonido.

Hasta el día de hoy en que la energía de mi corazón se enfoca al sonido aplicado a la sanación. Talleres de voz, terapia de sonido, viajes de sonido, terapias individuales… Puro placer enfocado desde la dulzura y el amor.

Al liberar mi voz y los sonidos que llevo dentro, me reconozco desde mi esencia y es mi anhelo acompañar y enseñar a cuantas personas sea posible a reconocerse en su esencia, en lo que son.

“El camino a casa y la casa son lo mismo, cuando entras en el camino ya estás en casa, sólo queda caminar”.

Iris | Canal terapéutico espiritual

Inicie mi camino hacia la sanación en un momento de mi vida en el que todo parecía derrumbarse. La realidad de lo que estaba sucediendo, era solo el reflejo de la ofuscación y desasosiego que había en mi interior. Nada de lo que tocaban mis manos se sostenía, proyectos, relaciones, mi bienestar cada vez quedaba mas lejos.

Tanta ceguera en mis ojos de lo que estaba ocurriendo que la perturbación de mi mente, no dejaba que mi ser se manifestara, generándome una lucha diaria que cada día me separaba mas de mi misma.

Se desencadenaron una serie de acontecimientos que hizo que todo a lo que yo me había aferrado, todo mi mundo terrenal empezara a desmoronarse, originándome un caos de desesperación y sufrimiento.

Tuve varias sesiones de sanación energética con Diana Noori que me ayudaban a poder sostener todo lo que me estaba sucediendo y en una de ellas, sus manos desde el amor mas profundo tocó mi ser despertando su luz mi canal. Anteriormente a las sesiones ya había tomado contacto con ella realizado talleres de flores de bach y reiki, pero nunca llegue a tener la experiencia tan intensa que viví ese día.

Comprendí al cabo del tiempo que todo lo que estaba sucediendo en mi vida, era una oportunidad que la luz me estaba ofreciendo para abrir los ojos y poder vivir desde mi corazón. Su compasión y entrega en todo momento, me ayudó a poder mantenerme en todo el malestar que se me levantaba en cada espacio de conexión con la luz y desde mi decisión interna, en ese momento inconsciente, decidí caminar por el sendero de la luz.

La vibración que mi canal sostenía cada vez era mas elevada y en consecuencia, la actividad de mi mente era cada vez mas agonizante, pero mi corazón seguía firme en mi decisión de permanecer en el proceso. Esta decisión me llevo a iniciarme en la meditación método Diana Noori, gracias a su técnica pude llegar a entender desde la propia vivencia, que sucedía en mi interior para llegar a sanar los espacios que me condicionaban en la manifestación de mi bienestar.

Al poco tiempo de adentrarme en la meditación, el Chamán Ravi Nadabrahma me ofreció la oportunidad de poder aprender y limpiar a través de sesiones chamánicas todo aquello que se me levantaba en consecuencia de mi trabajo personal y canal.

Me sentía muy llena en mi corazón por caminar al lado de ellos y poder crecer en cada acontecimiento que ofrecían. Cada paso que daba era el fruto de mi evolución y no podía caminar en el bienestar si no lo realizaba desde la pureza de mi ser, ya que todo quedaba parado y mi corazón se sentía traicionado por mi desconexión.

Tanto dolor, carencia y sufrimiento, se transformo en conocimiento, bienestar y en lo que hoy soy. En mi vibra la alegría de poder manifestar desde mi corazón la palabra Divina en la orientación al ser en su camino de regreso a casa.

Gracias Diana Noori y Ravi Nadabrahma por vuestro amor incondicional.

“Miro desde qué espacio caminas y mira como están tus pies, atiende tu momento presente y entenderás hacia donde te vas a mover… Encontrarás senderos, puentes que cruzar y siempre tendrás que parar. Decidir ante cada parada es abrir tu corazón al sentir, en ella está la voz que te dice por aquí has de seguir”.